Wednesday, December 20, 2006

la construcción de un barco en tres pasos y su posible utilización como sombrero para cuando la casa amenaza naufragar entre...

... los mil milímetros que caen en mi calle en unos veinte, veinticinco minutos una noche de diciembre y solo con la estimable ayuda de dos francesas, un secador, dos valerinas, la música de Pink Floyd y Los Lobos y un balde se hizo posible salir a flote






3 comments:

guido said...

Esa misma noche de diciembre se inundo la cocina de casa y a las 2:30 de la mañana me vi sacando agua a rabiar. Que alguien me enseñe a fabricar barquitos.

tom olmos said...

Tu primo que necesita desesperadamente un barquito asi. Estoy barado en dallas a las 7 de la manana y quiero volver a casa . . please help!!!!

Anonymous said...

"Pero sucede también...que sin saber cómo ni cuándo, algo te eriza la piel, y te rescata del naufragio; y siempre es viernes...y está de verano...tormentas que apagan el televisor, teléfonos que arden, me nombra tu voz, reyes que pierden sus coronas, verte entre la multitud, abrazos que incendian la aurora en las playas del sur"...Tu anécdota me llevó a mis propios naufragios, de los que arrancan sonrisas y lágrimas. De cualquier modo gracias!