Tuesday, July 25, 2006

serie postales - perlas, perlas, perlas


la panza de mi cama, rota
congela señales, les pierde el rastro.

la caricia que inflama, el dedo que muele
el rayo negro que surca la espalda de mi ninfa blanca.
De mi : ´Oh, no´, freezado en mi boca
rota abierta como una res
goteando sangre sed una luz roja
un domingo
lejano
ya
desde
este
aire

1 comment:

laura said...

Suerte y mérito que también existen los domingos de ostras. No todos los restos son de la misma materia. Oda merecida.