Thursday, October 05, 2006

la niebla


the fog of war, dice, debe embeber los ojos como un paño húmedo. Aún lejos, Persia a veces es un lugar en donde la sábana se suelta y se enrosca al cubrecama, tu brazo, la piel rosa y el aleteo del ventilador. La geografía que te dicta Google earth, se pierde y ya no hay donde encontrarse. Y cuando ya los aviones que circulan en la cama, dejan la estela freezada y ensucian el sueño y las almohadas, despierto y miro la humedad entre mi cuerpo y el cielorraso. Cae.

¡Miren al hombre entre la niebla!

Sus camas punteadas en los ojos, la espuma de porcelana en el pecho, la niebla y las manos que tiemblan, el nacimiento, el puente y las orillas en la comisura de los labios

3 comments:

naza said...

donde estan esas piernas

edmundo rivero said...

nieblas del riachuelo
Sueña, marinero, con tu viejo bergantín,
bebe tus nostalgias en el sordo cafetín...
Llueve sobre el puerto, mientras tanto mi canción;
llueve lentamente sobre tu desolación...

javoc said...

Que foto papi! los años del bon bibant. Salud por eso.